mardi, mai 09, 2006

Maybe This Time

Recuerdo cuando tenía 12 o 13 años, inventé una extraña teoría. Cuando me gustaba un chico, creía, que por alguna fuerza extraña del universo ¿Tal vez llamada amor? A ese chico, también tenía que gustarle yo, aunque en un principio no me lo demostrara.

Sólo tenía que desearlo con todas mis fuerzas, y ocurría, ese chico se fijaba en mí, aunque fuera sólo durante unas horas... Años más tarde descubrí que a los chicos, nada les gustaba más que una lolita enamorada, pero eso no tenía nada que ver, con el amor, ni conmigo.

Qué no se asuste nadie, es un tema superado.

Me ha venido a la memoria porque con la escritura me pasó algo parecido. Pensé que a las personas a las que admiro, como escritores, por alguna fuerza extraña del universo (A esta sí que no sé que nombre ponerle) disfrutarían con mi novela.

Pero no fue así, Mi Costa Brava Querida, no les gustó.

Aunque a mí sí, todavía me sigue gustando, y eso si que no deja de sorprenderme.

Por eso he decidido, convertirla en una novela itinerante.

Pronto explicaré cómo.